Arimbato, el camino del árbol